lunes, 10 de septiembre de 2018

El coño de la ilustradora grafica

“Un ilustrador es un artista gráfico que se especializa en la mejora de la comunicación escrita, a través de representaciones visuales que se corresponden con el contenido con parte del mismo”.
Lo vi, por primera vez, hará como quince años, en la antigua sauna del demolido Hotel Jovellanos, convertido hoy en residencia de ancianos.
Courbet. “El Origen del mundo”
Una veintena de socios naturistas, de la entonces única asociación de este tipo del norte de España, hoy expulsada de la Asociación Nacional, celebrábamos la clausura del Campeonato Europeo Nudista de Natación y aprovechábamos, de paso, una gran cantidad de entradas de regalo al Spa que hotel, gustosamente, nos entrego por utilizarlo como alojamiento y centro de reunión de los asistentes internacionales.
Fue, sin lugar a dudas, el día más concurrido con usuarios desnudos.
Éramos los de siempre, algunos amigos de estos y otros gorrones atraídos por la gratuidad del evento.
A ella, tarde bastante en ubicarla. Una cabeza, embutida en un gorro de lycra verde, con gafas binoculares negras y unas pequeñas pinzas sobre la nariz, para evitar la entrada del agua, entraba y salia del líquido elemento sin prestar atención a lo que ocurría a su alrededor. Hacia largos y más largos tropezando, sin querer, con cuantos se cruzaban con ella.
En uno de sus múltiples descansos la vi de cuerpo entero, sin su estrafalario atuendo de nadadora. Alta, morena, cabello largo, pechos pequeños, coronados por dos aureolas muy oscuras, caderas estrechas y una espléndida mata de pelo negro, abundante, salvaje, enmarañada, entre las piernas.
Lo admire. Pase la tarde viendo aquel coño enorme y frondoso entrar y salir del agua.
En aquellos años la moda, o el nudismo asturiano, imponían la depilación total de los genitales tanto en hombres como en mujeres. En la pileta hidrotermal, solo aquella ninfa y yo lucíamos pelo en la entrepierna y daba la impresión que solo a  mi, tal aspecto impresionaba.
Al salir me la presentaron. Tenía un nombre raro que olvide sobre la marcha y un compañero naturista que prometió traerla a cada sesión de Spa.
Guayasamín. “Minotauro”
Cumplió con su promesa. Cada primer viernes de mes nos reuníamos en un Spa que cerrábamos para nosotros. Su rutina era siempre la misma: disfraz de nadadora, ratito de natación, cama de agua y tumbona de relajación.
Con los años aprendí su nombre, su trabajo y siempre estuve enamorado de su espléndido coño, de su pelo púbico, en una sociedad en la que normalmente todas lo llevaban depilado.
Un verano nos vimos en una playa nudista. Me desilusiono. Se había depilado. Lo que durante años fue la atracción de mis ojos, desapareció de la noche a la mañana. Gano en desparpajo y perdió en exotismo. Gano en locuacidad y perdió en misterio.
Era ilustradora grafica, en el paro. Acababa de ganar una beca para pasar un año en México, se apuntaba a todas las convocatorias laborales tanto del Ayuntamiento como de la Comunidad, siempre con resultados negativos. Lo único que todo esto le suponía era un aumento, día a día, de las canas que ahora se dibujaban en su corta melenita negra.
Picasso. “Eva”. (Serie Cela)
Un mal día, la Asociación Naturista a la que pertenecíamos fue repudiada de la Nacional y expulsada de ella. Pasamos un año en blanco. Fue triste pero no doloso. Los antiguos socios fuimos de eso, a ser nuevos amigos y las actividades, perdidas u olvidadas, renacieron, por sugerencia de un antiguo presidente. Comidas, cenas, espichas, Spa, casas rurales con jacuzzi, juegos, amaguestu.
Mi amiga la ilustradora desapareció. Con ella su melenita canosa y su coño negro, como panza de hormiga, en el que se posaban todas mis miradas.
Desapareció. Tras verla y tomar un café en el centro de Oviedo, mi diseñadora graficase volatizo. Cambie de dirección, deje mi asistencia a los Spa´s nudistas, fui muchas veces a Madrid y aquella, nunca iniciada relación murió, casi como había nacido, entre el agua y la bruma del permanente otoño asturiano.
Lo lei en la Nueva España. “Erótica XXI”, antología de relatos de jóvenes autores. El libro vendrá acompañado por una exposición de dibujos eróticos de, también, noveles artistas, entre los que estaba mi amiga, aquella sirena con un mar negro, frondoso y agitado en la entrepierna.
La llame, hablamos, me invito, fui, compre el libro y su aportación grafica. Durante un tiempo seguí viéndola. El arte, el erotismo y el desnudo fueron una frágil argamasa que se disolvió con el agua norteña y maldito viaje al México de sus sueños.
   Ten — me dijo al despedirse, dándome un gran portafolio.
   Espero que te guste. Te llamare a la vuelta. —
Me dio un beso y se perdió entre las callejuelas del Oviedo antiguo.
El coño de la ilustradora gráfica
   Pero, ¿seguro que es el suyo?— Me pregunto un amigo al verlo colgado en el salón de mi casa.
   Segurísimo — conteste. Lo he visto, en vivo y en directo, cientos de veces y he soñado con el todas mis noches de insomnio de estos últimos años.
Allí estaba su regalo. Un primer plano de su coño, del coño de mi ilustradora grafica favorita.
Nota: El titulo como es fácil deducir, tiene la misma estructura que la serie de cuentos incluidos en el libro:”Coños” de José Manuel  Prada, pero solo eso. No recuerdo que entre ellos exista la “El coño de la ilustradora grafica”, en caso afirmativo lo cambiaré

No hay comentarios:

Publicar un comentario